EL BÚMERAN (Al que inventa fantasmas, le salen)

Por: Henry Gomez Zarate

Venezuela es hoy el arquetipo construido por la lógica neoliberal y la derecha internacional para azuzar miedo en elecciones contra todas las izquierdas en latinoamérica (teoría del Shock o del miedo obligado para imponer el neoliberalismo).

Para llevar a Venezuela al punto en que se encuentra, la alianza externa e interna de derecha hizo, sin miramientos éticos, todo lo que hubo ensayado en otros países y épocas (por ejemplo el Chile de Allende). Pero además innovaron con acciones que en teoría debieron haber traído de vuelta el control de las plusvalías del petróleo . Ha habido un solo problema: el gobierno no cae.

El tiempo pasa y algunas de las acciones que indujeron la crisis (la ostensible baja del petróleo por uso de Fracking) se desmorona. El Petróleo sube, China entra a mover estratégicamente su condición de potencia económica, el gobierno de Venezuela articula salidas que tienen el sello democrático de las elecciones.

Todo eso conspira en contra del plan de retorno del control de una de las reservas de petróleo más ricas del mundo. EU se desespera.

Todo lo anterior indica que el triunfo de algún candidato de derecha no es solución sino agravamiento de la situación de Venezuela. Dicho de otra forma: en la medida que el petróleo suba de precio y el actual gobierno encuentre los activos para ir resolviendo su crisis, más resultará necesario para los EU la intervención militar directa de Venezuela para lograr los planes de reconquista de sus reservas. Un presidente de derecha en Colombia (salvo De la Calle) es un eslabón que se suma a los planes de guerra contra Venezuela.

Con todas sus perversiones de interferencias a EU no le funcionaron los tiempos para doblegar a Venezuela y forzar el cambio de gobierno. Ese hecho se vuelve hoy contra ellos, en la medida que un gobierno de derecha en Colombia no significa solución sino agravamiento extremo de la situación de Venezuela. Guerra, éxodo multiplicado, deterioro extremo de las economía colombiana.

Tanto joder con el cuento de Venezuela para que ahora resulte un búmeran ante la eventual elección en Colombia de un gobierno de derecha. Al que inventa fantasmas le salen.

Así están las cosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *