EL ENTRAMPAMIENTO

Por: Henry Gomez Zarate.

Hay una sustantiva diferencia entre infiltrar un agente de la fiscalía para investigar un delito en marcha a que ese mismo funcionario incite la ejecución de un delito para luego acusar a quienes lo cometen inducidamente. Y peor sería sí, asistimos a un montaje en el que supuestos delincuentes y autoridades juegan en conjunto un rol teatral a efectos de lograr segundas intenciones.

NO se puede descartar ninguna opción: estamos en Colombia, está el uribismo en el poder y tenemos un Fiscal General como NHM.

El asunto del video es un torcido por donde se le mire: se trata de un fiscal de la JEP que ha oficiado como candidato de un partido cuya cadena de mutación lo vincula siempre con el paramilitarismo y, para colmo (no podría ser de otra manera), con el apoyo a candidatos presidenciales del uribismo.

Pero ahí no paran las chambonadas: resulta que los otros actores que acompañan al Fiscal en la comisión de los delitos exhibidos califican con el mismo linaje y el mismo prontuario del Fiscal encartado.

Que no sorprenda cuando el “trampero” montado contra contra la JEP comience a detonar la magnitud de sus desafueros. Tan fácil puede ser el constructo que puede reducirse a un asunto de narrativas. Se imaginan si, el muy conveniente y para-uribisbista fiscal encartado, empieza a “levantar” testimonios (sin pruebas) acerca de los supuestos magistrados de la JEP destinatarios del soborno?

Sería tanto como si el para-uribismo se fuera de cacería contra magistrados probos pero incómodos a la ultraderecha en cuanto a la recepción de verdad a cambio de penas alternativas en los procesos por complicidad paramilitar y falsos positivos. Y de paso generan una matriz contraria a la liberación del desmovilizado Jesús Santrich, retenido por un mismo patrón de narrativas que huyen siempre de la confirmación con pruebas existentes (los respectivos audios de los videos mudos, tramposamente exhibidos)

El para-uribismo oficiando a su vez como criminales confesos, como receptores del testimonio y como aparato de propaganda para desprestigiar a la única justicia medianamente independiente, frente a crímenes atroces con ocasión del conflicto armado.

Estén atentos que el Fiscal encartado de la JEP no tardará en mutar en toda una lámpara de Aladino: con sólo frotar el para-uribismo puede sacar lo que quiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *