EL FONDO Y SU RAZÓN

Por: Henry Gómez Zarate.

Para la gravedad del momento histórico que vive Colombia resulta irrelevante la literalidad de los discursos de unidad y guerra que calculadamente nos entregó el uribismo en un mismo paquete en el acto de posesión.

Lo relevante es el mensaje intimidador de fondo, a no ser que nos sumemos a la garantía de no exposición ante la justicia de las figuras representativas de la ultraderecha y a su credo político (es decir, la unidad en términos uribistas).

El único antídoto contra la consolidación social desvergonzada de esa cultura fascista es la exposición pública de la VERDAD sobre las responsabilidades de la ultraderecha en el conflicto, es decir, todo lo contrario de lo pretendido con los discursos medidos de unidad o guerra de la posesión.

El dilema es falso pues si consentimos en la unidad sobre la base de ocultar la verdad seguirá habiendo la misma guerra que se pretende evitar (muerte de líderes sociales).

A este país solo puede restañarlo la exposición pública de la más costosa, peligrosa e impenetrable de las verdades: esa que compromete a la ultraderecha política cómplice de los sectores narcoparamilitares.

Si se fijan, lo que pretende el uribismo es todo lo contrario al contexto que se le atribuye a Jesús: mientras que un hombre muere por la verdad para salvar a la humanidad aquí hay que hundir a una nación para salvar a la ultraderecha con la mentira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *