El Fraude en la Elección Presidencial

Escribe: Alfonso Camerano Fuentes

Con las Elecciones viene cogida de las manos la familia completa denominada “Fraude Electoral”, muy crecida y diseminada por todo el territorio nacional e internacional.

Como si se tratara de una Gran Comunidad, regulada por el Código Civil, tiene unas reglas y tiempos para hacerse notar en la Vida de los Colombianos, actuando en su escenario natural, las elecciones.

La Costa Atlántica y Pacífica presentan particularidades respecto a Antioquia y al resto del interior del país.

Su atraso socioeconómico y cultural la ata en las elecciones de Congreso y locales, movida por favores diseminados en toda la sociedad, a través de gabelas y servicios ofrecidos a todos los estratos sociales, incluyendo 4, 5 y 6, que también hacen cola y votan.

El sector popular; que también recibe y corresponde a favores directos y compadrazgo, cuando no la compra de votos directa, va negociando desde las inscripciones hasta el día de las elecciones.

Ese esquema de “amarre” tiende a quebrarse en las elecciones Presidenciales, cuando las masas electorales sienten suyo el futuro personal y de su familia en dependencia de su propio voto, y de ahí su predecible tendencia por regiones, aún en contravia de los multimillonarios caciques.

Es en este debate donde entra a jugar la máquina del fraude con más aceite y materia prima humana diseminada en miles de ciudadanos organizados en la pirámide corrupta del sistema, vinculados o no, formalmente a su estructura.

Actuar como supernumerario de la Registraduria para “inscribir” cédulas de ciudadanos en nuevas zonas de votación, antes del día “D”, o como Jurado de Votación, el día de esa letra, o delegado de la Registraduria con el empleado de la empresa de transporte de los pliegos electorales después de 4:00 pm del día del Debate, o miembro de la Comisión Escrutadora, o Técnico del Software contratado por el CNE para “sistematizar” el escrutinio, está Ud. apuntado en una línea de peligro, por estar en la cocina, muy cerca al fogón, donde hierven los pasteles q ayudan a elegir al próximo o primer mandatario, dueño de la llave del baúl del Tesoro Público.

Se trata de miles de personas, en sólo Jurados de Votación que sumados a las Comisiones Escrutadoras e intermediarios en los más de 1.099 municipios más corregimientos, supernumerarios, contratistas y policías, suman más o menos el millón de personas .

En una puja presidencial enconada como las pasadas y la actual el fraude electoral toma cuerpo desde el debate anticipado de Marzo 11 pasado, trastocándose la infraestructura de elección de Congresistas en la base de la Presidencial, pero con presupuesto nuevo, y reparto centralizado que jamás serán llevados a libros de contabilidad a la vista del CNE.

En este fraude están a la cabeza los Gerentes de Bancos y Empresarios contratistas del Estado, sus socios de cuentas billonarias, que “legalizan” el retiro de altas sumas de dinero que jamás la Superintendencia Financiera, Bancaria, Fiscalía, Contraloria o Procuraduría General han logrado
llegar con la longa manu de la Justicia.

Así, baja el efectivo, contante y sonante, a las casas políticas, administradas por “gerentes”, de fina estampa y pedigree, que reparten la piñata entre Congresistas, cabezas de partido, y de aquí se irradia a través de la nómina de portadores de credenciales y “capitanes” de barrios y pueblos.

En esa contabilidad se inventaría la pérdida de la mitad dl dinero que se auto pagan por “honorarios” los “líderes” políticos.

Esa máquina compra Jurados de votación, contratistas, empresas de transporte de los pliegos electorales, técnicos del Software, y coordinan actividades con Registradores venales que colocan su propia infraestructura humana, prediciendo y negociando votación por candidatos desde antes de abrirse las urnas.

La prioridad sobre los E14 de Claveros sobre los E14 de Delegados, aunque un avance por estar sometido el primero al rasero del escrutinio por las Comisiones Municipales, Departamentales y del propio CNE, es el más “manoseado”, y con ello, objeto de fraude, para posicionar a los candidatos que, desde la lectura de los resultados el mismo día de las elecciones, con los E14 de Delegados y de Trasmision, brindan el primer criterio de cómo quedó la contienda y si está apretado o no el resultado final, entrando a operar toda una infraestructura para alterar lo que ya, seguramente, ha sido alterado artificiosamente.

A esto se suma las inconsistencias del Software y la contratación pública de los técnicos q los manejan, recomendados por los partidos al Registrador Nacional del Estado Civil y al propio Consejo Nacional Electoral, ya que la votación final es el resultado de “sistematizar” los votos físicos de los ciudadanos, pero la votación final, acumulada, es la operación de la máquina..

Es ésta la que da el dato final, la cantidad de votos válidos sufragados, en blanco, sin marcar, nulos, en el caso de Congreso, señala el umbral numérico, la cifra repartidora, y en últimas, quien fue o no elegido.

Hacer seguimiento manual, con los testigos de las campañas, es casi imposible por el universo de mesas, y las propias técnicas del fraude, el cual se puede diseminar en el caso de votaciones nacionales, en Las miles de mesas dispuestas.

Los Jurados de Votación y los miembros de las Comisiones Escrutadoras no manejan el “software”; este queda en manos de las firmas contratadas, siendo en Colombia El confeccionado por la Thomas Greg and Sons, encargada del mecanismo de sumas y restas, de transportar y de generar Uniones Temporales con los contratistas por departamentos, éstos sí, afilados por las Campañas Políticas.

Se trata de un Fraude Técnico, apalancado en el sector financiero, empresarial, humano dirigido por partidos y sectores sociales q viven dl debate electoral, contando con la organización electoral y lo q se denomina “el establishment”, todos a una, elegir a su semental reproductor..

Romper esta infraestructura demanda una presencia masiva en las urnas y en los escenarios de denuncia, antes en y después del debate electoral, advirtiéndoles que el pueblo no se va a dejar robar más las elecciones, como en el año 70, cuando se la aplicaron al General Gustavo Rojas Pinilla para montar a Misael Pastrana Borrero..

El pueblo muestra ahora mucho más madurez porque lo han empobrecido, esquilmado sus recursos naturales, depredado el medio ambiente, envilecido sus Instituciones, y saqueado sus recursos para mantenerlo en la pobreza y la ignorancia..

El avance de Gustavo Petro, la posibilidad sería de su triunfo en la primera o segunda vuelta, le ha hecho perder el sueño a los corruptos que han gobernado este país, y sobre su ansiedad están dispuestos a hacer trampa y llegar al crimen, si es necesario.

Del pueblo depende si se deja quitar lo que le pertenece en derecho, ganado limpiamente en la Plaza Pública y el 27 de Mayo en Las urnas.

A organizar el triunfo, pero también, para defenderlo en las calles, con valor civil, como lo predijo Jorge Eliécer Gaitan:

Cercano está el momento en que
“veremos si el pueblo manda, si el pueblo ordena, si el pueblo es el pueblo y no una multitud anónima de siervos….”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *