LA POSE

Por Henry Gómez Zarate

La convocatoria de unidad por parte de Duque en su discurso parece un chiste malo, suena a: “gracias por dejarse embaucar por la cizaña, todo era un cálculo político para ganar las elecciones presidenciales. Ya saben: si hubiésemos perdido había que seguirla, como ganamos les pedimos que no hagan memoria de la terrorífica hilera de mensajes con que los desquiciamos todos estos años. Sus corazones no les pertenecen, están ahí para agitarlos acorde a nuestras conveniencias”.

Así las cosas, no podemos preguntar si fue verdad que “Santos, los senadores y medios enmermelados le entregaron el país a las Farc” o si “para recuperarlo había que hacer los acuerdos trizas” lo que importaba es que careciéramos de juicio propio y lo creyéramos con rabia en el momento en que fue dicho.

Así las cosas, no podemos preguntar si era verdad que las guerrillas solo habían entregado una parte de las armas y de los bienes o si los miles de venezolanos estaban siendo cedulados para que votaran por las Farc o si era verdad que Petro a pesar de ser un desmovilizado era en realidad un terrorista, ateo y potencial homosexualizazor de Colombia o si era cierto que, como buen castrochavista, iba a promover una masiva expropiación o si iba a cerrar las iglesias, lo que importaba era que cada vez que lo repitieran entrásemos en un vaivén de odio y miedo hasta que quedara escrito en nuestro Adn que Uribe representa a Dios y Petro al diablo, sin que a su vez nos preguntáramos si eso era verdad.

Garantizados 4 años más de lo mismo, nos necesitan amnésicos para que ahora nos traguemos la pose que los distancia de la cizaña, de la mentira, de la siembra diaria de odio y miedo de los últimos 16 años.

Como la ingenuidad y la incultura política no son bienes escasos en Colombia no han de ser muchos los que recuerden de dónde los traen ni los que sepan para dónde los llevan. De no ser así este viaje no llevara ya 200 años.

En todo caso ahora son menos los que están dispuestos a decir lo que repetían los condenados del circo romano: “ave César, quienes vamos a morir te saludan”. Nos vemos en la calle.

Compartir esta Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Politica de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar