Los ‘T’, la nueva generación que llegó para quedarse

Su estilo de vida, sus necesidades y sus objetivos no tienen nada que ver con el año en que nacieron.

Actualmente se habla mucho de los Millennials, esas personas nacidas entre 1981 y 1995, que, según Forbes México, son nativos digitales, dominan la tecnología como si fuera una extensión de su cuerpo; son muy activos en las redes sociales; exigen personificación y nuevos valores, dejarían de comprar algo solo por una mala experiencia con el servicio.

Sin embargo se habla muy poco sobre las personas de la generación T, no esas que Wikipedia nombra como las “Touch”; aquellas que desde su infancia están acostumbradas a interactuar con medios digitales y que su educación transformó el sistema educativo tradicional.

Sino esas que no se definen por su edad (aunque en promedio alcanzan los 25 años), pero que sí se reconocen por su estilo de vida, su forma de ver el mundo y que nacieron para vivir todos los días. No se limitan a una época por lo que, sin importar los años que tengan, están motivadas a sacar lo mejor de quienes los rodean, a recorrer el mundo, a vivir nuevas experiencias y a adaptarse para vivir cada momento.

Pero, ¿cómo reconocer a alguien de la generación T? Bueno, ellos disfrutan al máximo cada momento, solo les importa el ahora y le sacan provecho a todas las situaciones, así sean claras u oscuras.

Si alguien los invita a vivir una aventura, no titubean, lo hacen. Su objetivo es disfrutar lo mejor de la luz, descubrir paisajes únicos y diferentes alrededor del mundo, acompañados por esos que están dispuestos a arriesgarse, a salir de su zona de confort. Siempre contarán con un compañero de aventuras, que los ayude a transformar un día cualquiera en una experiencia inolvidable.

También se mueven con la música, por eso es que en su agenda siempre tendrán espacio para ir a un festival de música, quieren escuchar nuevos sonidos; no limitarse a lo conocido. Las ‘playlist’ los acompañan cada segundo, no se imaginan un día lejos del ritmo.

Aunque son personas libres, independientes y sin ataduras, se preocupan por los demás, quieren crear experiencias enriquecedoras, no solo para ellos mismos, sino para todos los que los rodean. Una sonrisa les trasforma el día.

¿Cómo se visten? Tienen estilo propio, sí siguen tendencias y modas, pero saben que no hay nada como ser original. Si toman algún referente lo transforman para hacerlo completamente suyo, su ropa debe reflejar quienes son realmente, son atrevidos, no temen probar cosas nuevas y no les importa cambiar para adaptarse a la situación.

Via: Pulzo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *