Ola invernal obliga a la trashumancia de reses en la Costa

En Sucre, ganaderos sacan los animales a tierras secas.  Bolívar, Cesar y La Guajira se mantienen en alerta.

Las inundaciones por cuenta de las aguas del río San Jorge que bañan a los municipios de esta subregión sucreña ya obligaron a los ganaderos a sacar sus reses a tierras secas, es decir, a la tradicional trashumancia.

En la vía que une a las poblaciones de la Mojana con las del San Jorge las reses ‘pelean’ un cupo para transitar en medio de motocicletas y vehículos de todos los tamaños. El ganado es arriado a cualquier hora del día y eso representa un peligro, en especial en las noches, pues no son 10 reses, son lotes de más de 100.

Esas inundaciones que se presentan desde hace una semana fueron causadas por el desbordamiento del río Cauca en Nechí (Antioquia) por cuatro puntos (La Marranera, Base Militar, Colorado y Laredo) y tienen en emergencia a dos municipios: San Marcos y Ayapel (Córdoba).

La salida de las reses por esta emergencia invernal genera costos inesperados de movilidad en los ganaderos y de eso da cuenta Wálter Barbosa, un corralejero del San Jorge que manifiesta que la frecuencia con respecto al número de viajes de ganado ha aumentado. “El  cobro por cabeza de ganado de un paraje, o sea para que el ganado duerma, es de $400 por cabeza. El movimiento de ganado se da hasta por el puente de Guayepoy y están sacando hasta búfalos”, anota.

Orlando Luis Arturo, vaquero, precisa que cobra en promedio $30 mil por su trabajo, dependiendo la distancia hacia dónde va a llevar el ganado en la zona alta.

En Bolívar

En el centro y sur de Bolívar son nueve los municipios que se encuentran inundados. Ellos son: Barranco de Loba, El Peñón, Montecristo, Morales, Río Viejo, San Jacinto del Cauca, Cantagallo, Achí y Pinillos.

A las anteriores poblaciones se les suma la emergencia que se registra en el municipio de Altos del Rosario, donde al llamado chorro de La victoria se le han abiertos unos boquetes por donde está circulando el agua y está inundando la población. Frente a la situación, el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay con gran parte de su gabinete hicieron presencia en la zona a fin de no bajar la guardia ante la arremetida de las lluvias.

500 familias damnificadas en Cesar

El desbordamiento de los ríos Cesar y Magdalena, tras las fuertes lluvias, dejan 500 familias de 7 veredas afectadas por inundaciones en el municipio de Tamalameque, sur del Cesar.

Las veredas Mata de Guaduas, San Francisco, Campo Alegre, 12 de Octubre, El Jobo, Pueblo Nuevo y Nuevo Triunfo se encuentran afectadas. “Lo que estamos haciendo es proteger los puntos críticos con costales rellenos de arena, esto con el fin de utilizarlos como muro de contención. Sin embargo, hay zonas donde no se puede hacer nada porque ya están inundadas”, indicó el alcalde de Tamalameque, Jorge Alonso Castro.

Invierno en La Guajira

Según el censo de la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo y Desastres, el invierno en el departamento de La Guajira ha dejado 3.301 familias afectadas, 1.010 hectáreas de diferentes cultivos inundados, siete viviendas totalmente destruidas,  522 averiadas, dos personas muertas por inmersión y cinco por descargas eléctricas. Los municipios más afectados son Dibulla, Riohacha, San Juan, Albania, La Jagua del Pilar, Villanueva, Barrancas, El Molino, Hatonuevo, Maicao, Urumita, Distracción y Manaure.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *