POSESIÓN PRESIDENCIAL: LOS TRES NIVELES DE LA DERIVA FASCISTA

Por: Henry Gómez Zarate

1) La reiteración de la cizaña promotora de odio y exaltación al “hombre fuerte y su mano de hierro” (que es tanto como exaltar al dictador junto a sus crímenes) en el discurso del uribista Macías, presidente del congreso. La cizaña es la misma de los últimos 8 años, la misma que destilan contra la Corte Suprema. Tramposa en la medida que personaliza las crisis históricas y cruzadas de Colombia en Santos mientras el nuevo presidente se dispone a gobernar con todo el santismo en pleno (que previamente había sido uribismo); el viejo truco desde el frente nacional.

2) El engañoso ( y salivoso) discurso de Duque de “unidad” que en realidad pretende, desde ya, cerrar espacios a la oposición política. Me quedó sonando un lapsus del discurso presidencial (llamémosle ducada para seguir la onda de la estigmatización mediática cuando habla de madurada), algo así dijo: “las autoridades que combatieron a los violentos con toda la crueldad”. Me suena, me suena.

3) Ninguna mención en el discurso de Macías sobre los asesinatos a los líderes sociales, una mención a la carrera en el discurso presidencial (trucando la mención formal con cifras aproximadas castigadas por defecto: “más de 300 líderes sociales”, dijo). Tan pródigos como han sido los uribistas al momento de enumerar y describir las víctimas de las guerrillas y luego de no haberse permitido nunca condenar los asesinatos a los lideres sociales cuando estaban de enemigos de Santos, ese nivel de eliminación sigue blandido como una amenaza de la ultraderecha a toda oposición real a su modelo económico-político.

Presentes pues, los tres niveles de la deriva fascista: la promoción de odio, la apariencia democrática y la eliminación física como lógicas de gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *